Esfumato

El esfumado (del italiano sfumato) es un efecto vaporoso que se obtiene por la superposición de varias capas de pintura extremadamente delicadas, proporcionando a la composición unos contornos imprecisos, así como un aspecto de lejanía. Se utiliza para dar una impresión de profundidad en los cuadros del renacimiento. Este efecto hace que los tonos se difuminen hasta valores más oscuros como en la Gioconda y en el San Juan Bautista.

Según las investigaciones de Pascal Cotte, basadas en un análisis hecho al cuadro de La Gioconda,  la técnica utilizada por Leonardo podría consistir en los pasos siguientes:

• Sobre una base de madera (álamo), se aplica una pasta de yeso y cola.
• Trazado de un esbozo inicial con pincel.
• Aplicación de una capa fina de óleo sobre toda la base(la imprimatura).
• Pintado de valores intermedios y sombras.
• Plumeado de las sombras con la punta del pincel, y de los valores intermedios.
• Aplicación de una capa translúcida muy fina sobre todo el cuadro (con color acorde a cada zona).
• Repaso de las zonas plumeadas, y homogeneización de los espacios entre los trazos con pinceladas muy pequeñas.
• Retoques diminutos hasta conseguir la graduación tonal, obteniendo un degradado suave entre las zonas de luz y sombra.

Con la técnica del esfumato las pinceladas son invisibles a simple vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *